¿La llave de mi coche lleva código?

Publicado por Ferretería Santa Clotilde en

En la imagen, cuatro escenas. El código mecánico de la llave. El transponder alojado en la cabeza de la llave. Una tarjeta con el código pin de Citröen. Una máquina de diagnóstico conectada a un vehículo mercedes.

 

Esta es una de las preguntas que más a menudo nos hacen nuestros clientes cuando vienen a hacer un duplicado de la llave del coche. ¿Esto lleva código? ¿Dónde?

Es por ello que trataremos de explicar qué significa eso del código y cuántos códigos están relacionados con llave del coche.

Hay veces que se confunde el código de la llave con el mando y son cosas distintas. Cierto es que algunos de los primeros sistemas inmovilizadores estaban incorporados en el mando del vehículo y si no se abría el coche con el mando entonces no arrancaba (Clio, Twingo, Smart etc). Estos mandos solían ser de infrarrojos (como los mandos de la tele que hay que apuntar al receptor) pero en general, el mando y el inmovilizador de arranque son cosas distintas aunque guarden relación.

Es bueno saber que prácticamente todos los coches fabricados desde 1994/1995 en adelante llevan un código inmovilizador. Aunque no tengan mando. Eso significa que la llave tiene incorporada un chip transponder inyectado en el cabezal que hace que el vehículo no arranque si el transponder no está autorizado. 

El transponder no tiene pila, es un chip que funciona por inducción. Cuando la cabeza de la llave se aproxima a la antena oculta en la cerradura de contacto, el vehículo detecta el código de la llave y si el chip no está debidamente codificado, el vehículo no arrancará.

Cada vehículo tiene una centralita donde almacena los códigos de las llaves autorizadas para arrancar. Si queremos añadir o borrar una llave es necesario conectar la máquina de diagnóstico al coche para comunicarnos con la centralita y actualizar la información. Este proceso es lo que se conoce como codificación de la llave.

A nivel interno, el chip también tiene una numeración a modo de matrícula que es la que almacenamos en la centralita pero eso lo dejaremos para más adelante. 

De momento explicaremos qué son el código mecánico de la llave y el código de seguridad del vehículo.

El código mecánico.

Es un código indirecto que nos permite identificar en nuestra base de datos el tallado o dentado del espadín de la llave para poder producirla aunque no tengamos la llave original.

No siempre nos lo dan cuando compramos el vehículo. En algunos modelos se entregaba en una pequeña chapa  junto con las llaves. En el grupo PSA viene en una etiqueta con un código de barras y en Opel en una tarjeta de papel cartón.

Con este código nosotros podemos reproducir la llave original que trae el coche para así abrir la puerta y poner contacto.

Si es un coche antiguo directamente arrancará y habremos terminado. Si es un vehículo posterior a 1995 tendremos que codificar la llave y probablemente necesitaremos el código de seguridad.

El código de seguridad o código PIN.

Es el código que nos va a pedir el vehículo cuando nos conectemos la máquina de diagnóstico y tratemos de modificar las llaves autorizadas para arrancar. Por seguridad, el vehículo nos solicita un código para darnos acceso a las operaciones delicadas como añadir una llave o modificar un parámetro crítico del mismo.

Este código normalmente se nos entrega en una tarjeta de cartón o plástico con la documentación, pero como pasa con el código mecánico, no todos los fabricantes lo entregan así que no siempre se tiene.

¿Qué hago si no tengo estos códigos? ¿No puedo hacer la copia?

Afortunadamente casi siempre hay solución. Si aún conservas una llave mecánica, a través de ella podemos obtener el código mecánico y reproducir una copia por ordenador. Idéntica a la original. Sin defectos.

En el caso que las hayas perdido todas, podemos obtenerlo igualmente ganzuando la cerradura, sin desmontarla ni dañarla. Esto lleva algo más de tiempo dado que la decodificación de la cerradura es un arte complejo pero contamos con grandes especialistas en este campo y no hay cerradura que se les resista.

Una vez hecha la parte mecánica, en la mayoría de los casos podemos codificarla aunque no tengamos el código pin.

Si disponemos de otra copia funcionando, a veces es posible leer la información del transponder original y clonar un chip. Otras veces es necesario obtener el código pin del propio vehículo con maquinaria de diagnóstico específica para poder codificarla.

La dificultad depende del año y del modelo del coche ya que hay muchos sistemas. En algunos casos es realmente laborioso, conlleva desmotar la centralita para acceder directamente a la información y luego volver a montarla. Esto pude llevar horas y es más costoso.

En Ferretería Santa Clotilde tenemos amplia experiencia en este sector desde sus inicios. Trabajamos con las primeras máquinas de codificación en los años 90 y desde entonces no hemos dejado de apostar por la formación y la innovación para ofrecer el mejor servicio posible.

Así que intenta disponer de una segunda llave funcionando, sobre todo si sales de viaje. Si necesitas una copia de la llave de tu coche o las has perdido todas no dudes en llamarnos, siempre trataremos de ayudarte.


Compartir esta publicación



Dejar un comentario

Por favor, tenga en cuenta que los comentarios deben ser aprobados antes de ser publicados